Libro continencia sexual

librocontinencia

26 Razones para hacer el amor horas y horas sólo con continencia sexual

El placer erótico no se resume sólo a una sensación muy agradable, pero

muy corta. El placer erótico puede ser mucho más que esto y éste logro es posible

si entendemos y realizamos permanentemente el amor con continencia sexual.

¿Qué es la continencia sexual?

Implica el acto erótico sin eyaculación, pero alcanzando un número ilimitado de orgasmos por parte de los dos amantes al mismo tiempo o en distintos momentos.

La continencia sexual implica el control plenamente consciente de la función sexual tanto por parte del hombre como de la mujer. Por lo tanto, esta modalidad de vivir el acto erótico no finaliza con la eyaculación, en el caso del hombre, o con descarga explosiva del potencial creador específico, en el caso de la mujer, siendo una forma superior del erotismo. La continencia sexual permite la transmutación biológica del potencial sexual creador en formas superiores de energía: vital, psíquica, mental y espiritual engranando algunos procesos inefables de sublimación. Si los amantes realizan con éxito la continencia sexual en la pareja tántrica, la vivencia amorosa pasa a ser plena. Desaparece la sensación de pérdida vital y de sueño que suele aparecer comúnmente después de la eyaculación, la mujer puede alcanzar cada vez que quiere estados de orgasmo, la armonía y la felicidad en la pareja se amplifican.

En el pensamiento oriental, el acto amoroso realizado en un estado continuo de continencia sexual se transforma en una gradual dilatación dadora de éxtasis, en la cual la pareja se expande hacia el infinito superando todas las condiciones limitadoras.

Hay que pensar en las cosas que, aún si las deseamos mucho, sin embargo, tarde o temprano nos hacen daño. Por ejemplo, si se come demasiado dulces hechos con azúcar (que además es muy dañino para la salud) y no con miel de abeja, el resultado será el engordamiento y luego, el colesterol alcanzará niveles astronómicos. Si aún más, se toma alcohol o se fuma, el corazón y los demás órganos serán gradualmente afectados. Y si todavía se come carne, el organismo será intoxicado continuamente y la vejez prematura y otros innumerables trastornos que no tardarán en aparecer.

Pero investigando las indicaciones de la tradición milenaria yogui con relación a las modalidades sabias y provechosas de realizar las relaciones íntimas amorosas y sexuales con continencia (para transmutar este fabuloso potencial en formas superiores de energía), tanto en el caso del hombre como de la mujer, un grupo de médicos británicos han redescubierto que esta vivencia (EL AMOR) que nos genera un placer tan grande, no sólo que no es para nada dañino sino que además nos ayuda a lograr una forma física excelente, a sentirnos maravillados, llenos de felicidad, fuerza y equilibrio. En el caso de que todavía se sienta la necesidad de poseer argumentos científicos irrefutables para convencerse de la realidad de estos aspectos extraordinariamente beneficiosos, o para convencer a su amada o amado para que juntos disfruten plenamente de estos resultados, a continuación se presentan algunos:

¿Por qué hacer el amor con continencia?

1) El amor con continencia elimina rápidamente el estrés.

El médico Eden Willson, experto en problemas de comportamiento sexual humano, el autor del libro “The Personal Touch” descubrió que las hormonas producidas durante el acto sexual amoroso prolongado hacen casi imposible el estado de estrés. El efecto perdura cuanto tiempo las hormonas se quedan en el sistema (hasta algunos días). Por supuesto, si nos dejamos acaparados, el estrés se puede nuevamente reinstalar una vez que el nivel hormonal alcanzado por la vivencia íntima baja, pero hasta recurrir a un tratamiento médico adecuado, el nuevo método terapéutico por medio de la continencia amorosa es el único seguro, eficiente, muy agradable y que puede ser utilizado con regularidad sin ningún efecto secundario negativo.

2) El amor con continencia ayuda el sueño.

El esfuerzo físico y emocional eufórico (que un acto sexual amoroso presupone) es un elemento que puede generar un sueño profundo y saludable, especialmente si se han logrado la vivencia de orgasmos sin descarga (sin eyaculación). Durante el preludio y el acto sexual amoroso ocurre una fuerte y benéfica concentración sanguínea en los tejidos de los órganos sexuales, mientras que los músculos se contraen fuertemente en la fase anterior al orgasmo. “El reflujo sanguíneo y la relajación muscular que aparecen después de finalizar el acto sexual amoroso sin descarga (sin eyaculación) facilita un sueño profundo y muy saludable” es la opinión del médico Tricia Barnes, especialista en terapia sexual. Se sabe que en general, el placer prolongado es un excelente sedativo en el caso del hombre, pero también se manifiesta esto en el caso de la mujer. Estos extraordinarios efectos calmantes y revitalizantes son determinados por las endorfinas.

3) El amor con continencia permite mantenerse joven.

El médico John Bancroft considera que la inexistencia de una actividad sexual amorosa que solicita periódicamente los órganos sexuales, determina el “deterioro” gradual de éstos, especialmente a una edad más avanzada. Es el caso especialmente de las mujeres durante la menopausia, que pueden padecer la atrofia de la vagina y una disminución significativa de su lubricación natural. Las investigaciones médicas han puesto en evidencia el hecho de que las mujeres que tienen una vida sexual con continencia, plena, normal y regulada, tienen una vagina más sana que las que tienen una vida sexual insatisfactoria o irregular. La doctora Tricia Barnes aún recomienda para una mejor lubricación vaginal “los juegos amorosos” juntos con diferentes técnicas de excitación que sin embargo no deben de tener como objetivo la descarga (la eyaculación), que todos pueden ayudar en la lubricación y pueden hacer que el acto sexual amoroso se vuelva mucho más placentero y otorgante de felicidad.

4) El amor con continencia fortalece la confianza en uno mismo.

El doctor Glen Wilson aprecia que casi cualquier persona que tiene una vida sexual amorosa regular y satisfactoria (realizando siempre la continencia), es seguramente siempre bien enamorado de su bienamado o bienamada. El resultado normal y natural es que la respectiva persona será verdaderamente (se sentirá casi siempre) “a la altura”. El mismo médico afirmó : “Se sentirán mucho más atractivos, fuertes, felices y deseados. Esto fortalecerá extraordinariamente la confianza en uno mismo”.

5) El amor con continencia mejora considerablemente”la imagen”.

El médico Mike Smith observó que la excitación y el ejercicio sexual amoroso sin descarga (eyaculación) estimula mucho la producción de la adrenalina y de otras hormonas que hacen que la piel aparezca más resplandeciente, elástica y joven. Las mismas hormonas estimulan también a los pequeños musculitos de la piel que usualmente entran en acción solo cuando tenemos mucho frío, generando la “piel de gallina”. Si estos músculos están en una buena forma, ellos mantendrán inalterada la elasticidad de la piel.

6) El amor con continencia nos acerca asombrosamente a la persona

que amamos.

Esto pasa no solo al nivel físico sino también emocional y aún mental. El doctor Glenn Wilson apreciaba que normalmente, cuando las relaciones sexual–amorosas con continencia son realizadas con regularidad por los dos bienamados y son satisfactorias y otorgadoras de plenitud, luego las relaciones afectivas y mentales seguirán naturalmente el mismo “camino”. La comunicación sentimental empática es muy facilitada por una vida sexual regular y con continencia. Cuando uno o una tiene una vida sexual plena y satisfactoria estará dispuesto o dispuesta a aceptar con más facilidad las vivencias y las ideas de su pareja. La teoría es sostenida por las investigaciones efectuadas por la Universidad de Chicago en 1400 personas. El estudio ha evidenciado que los esposos que declaraban un alto nivel de felicidad en la vida matrimonial tenían relaciones sexual amorosa plena con continencia en promedio de 750 veces al año, mientras los que apreciaban la vida matrimonial como no exactamente feliz realizaban un promedio de solo 43 relaciones sexuales sin continencia al año.

7) El amor con continencia quema masivamente las calorías.

Las investigaciones han establecido que un beso pasional “consume” aproximadamente 12 calorías mientras que 30 minutos de caricias pueden quemar hasta 500 calorías. Aún el más apático acto sexual sin continencia (es decir con descarga o eyaculación) quema más de 200 calorías por hora, y si uno se vuelve capaz de realizar perfectamente la continencia, puede consumir de una manera placentera más de 560 calorías por hora. El médico John Bancroft es categórico: “El amor carnal con continencia es un ejercicio maravilloso que quema un gran número de calorías”. De todos modos, es el más agradable ejercicio físico que genera felicidad(…).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Karma Yoga

El arte de ponerse en unísono con el Supremo o el Universo por medio de la actividad cuyos resultados, frutos o consecuencias (de cada acción)

Leer más »
Yoga y parapsicologia

LIBRO SINCRONICIDAD La tradición YOGA cuenta diversas leyendas acerca de las maravillosas vidas y hechos milagrosos de los grandes yoghis. Inclusive los grandes yoghis actuales

Leer más »
UN DIA DE PRACTICA YOGA

» UN GRAMO DE PRACTICA VALE COMO TONELADAS DE TEORÍA»   • La Jornada de Yoga se realiza mensualmente (siendo una actividad suplementaria a los horarios

Leer más »