Header

Audios

Videos

Terapia con hierbas medicinales y aromaterapia

Un Método Ayurvédico Tradicional de Usar las Plantas con Propiedades Curativas
Siendo una ciencia milenaria conocida y practicada por más de 5000 años, el Ayurveda provee métodos simples y naturales, extremadamente eficientes, de usar plantas terapéuticas con propiedades curativas.  Uno de estos consiste en el uso de las plantas medicinales y aromáticas en forma de polvo.

La mayoría de las plantas con propiedades curativas pueden ser administradas en polvo. De hecho este método no nos resulta desconocido. Por ejemplo, el uso de las especias en polvo, representa una manera práctica que a menudo utilizamos cuando preparamos sopas u otras comidas, que deseamos que sean bien deliciosas y agradables.

A decir verdad, a menudo nos encontramos probando una pizca de los polvos coloreados de especias que tenemos en la cocina. Tanto si son los conocidos polvos de la sal o la pimienta, o bien los polvos aromáticos de algunas especias como cilantro, mostaza, paprika, eneldo, apio o perejil, o si queremos probar el polvo aromático de la canela, vainilla, nuez moscada o anís, o si somos cautivados por la menta, la dulce albahaca o la salvia, cada vez que probamos una pequeña pizca de estas especias aromáticas, algo especial, agradable y refrescante ocurre, tanto a nuestro apetito como a nuestros sentidos. Despertando el apetito y mejorando la digestión, encantando nuestra mente y sentidos, los polvos de las plantas de condimentos nos hacen descubrir el poder curativo oculto en ellos.

Cada vez que deseamos que un plato sea bien agradable, delicioso y sazonado, encontramos una razón para esparcir un poco de uno o más de los muchos aromas que conocemos y nos gustan. A veces la curiosidad nos empuja a poner un poquito de vainilla o canela en nuestra lengua, o masticamos unos pedacitos de hojas de albahaca para anticipar el aroma que le brindarán a la comida. A menudo nos asombramos y al mismo tiempo somos encantados por la tibieza, sabor o por su aroma. Hay otras veces en que nos urge probar un poquito de polvo de hojas de menta e inmediatamente nos cubre una agradable frescura y al mismo tiempo un aroma refrescante inunda todo nuestro ser.
 
Ciertamente los sabores de las plantas molidas o trituradas, tomadas con precaución mejoran tanto el estado del cuerpo como de la mente. Entonces, ¿por qué no usar este método simple – las plantas en polvo – para así aplicar un montón de beneficiosas plantas medicinales que sabemos que tienen ciertas propiedades curativas?

En la antigua ciencia ayurvédica hay muchas fórmulas, más o menos simples, basadas en plantas desecadas y trituradas, utilizadas con el propósito de realzar y curar algunos desórdenes o enfermedades.

Con el objeto de obtener el polvo de la planta, necesitamos algunas plantas desecadas del mismo tipo, seleccionando previamente las partes útiles de ellas, como por ejemplo, la raíz en el caso del abrojo, las hojas de la menta, las flores de la manzanilla, los frutos del anís, las semillas del fenogreco o los brotes del abeto. El polvo de la planta puede ser fácilmente obtenido tanto con la ayuda de un mortero o de un molinillo eléctrico, moliendo finamente las partes seleccionadas, previamente trituradas. El polvo obtenido puede ser usado inmediatamente o guardado en un recipiente cerrado, para ser usado más adelante.

El método de administración es extremadamente simple: una cantidad de plantas, entre una punta de cuchillo y una cuchara de té, se pone bajo la lengua, luego puede ser humedecida ligeramente con agua y luego el polvo es mantenido bajo la lengua de 3 a 20 minutos, dependiendo de las plantas que usemos. La práctica mostró que este método es extremadamente eficiente para mejorar un gran número de desórdenes, porque no sólo indica las propiedades físicas de las plantas sino también sus propiedades energéticas sutiles e invisibles, aún si este aspecto es poco conocido para la mayoría de la gente.

Para poner un ejemplo, si nos agarra un estado de excitación luego de un día agitado y agotador y no podemos conciliar el sueño, podemos elegir ciertas plantas que nos ayudan a reestablecer el silencio y la paz interior, tales como flores de tilo, semillas de amapola o flores de meliloto. El polvo de estas plantas puede ser mezclado en partes iguales, luego puesto bajo la lengua por 10 ó 15 minutos. Esta fórmula sencilla tiene un efecto calmante, también reduce la propensión al insomnio.