Header

Audios

Videos

MAHA VIDYA YOGA

El artículo está dedicado a aquéllos aspirantes que han recibido la iniciación específica en MAHA (Se pronuncia como si fuera escrito MAJA) VIDYA, ofrecida por nuestro curso de YOGA. La información está estructurada para orientar al aspirante en identificar las experiencias fundamentales que pueda encontrar a lo largo de este genuino camino espiritual.

Los textos tradicionales de la sabiduría YOGA afirman que las 10 Grandes Fuerzas Cósmicas constituyen las 10 facetas fundamentales de Dios en Su manifestación. Por consiguiente, con el fin de conocer a Dios, el aspirante debe gradualmente fusionar con cada una de las 10 Grandes Fuerzas Cósmicas. La tradición también afirma que cada una de ellas puede guiar al aspirante perseverante hacia el Conocimiento Absoluto.
 

Estas etapas constituyen solamente lineamientos, ya que pueden tener mayor o menor significado para cada aspirante individualmente. De todos modos, por un análisis atento, cualquier practicante podrá descubrir cada una de estas etapas en su propio camino. Cada etapa es consecutiva: cada etapa comienza cuando la anterior finaliza, y termina cuando la próxima etapa comienza.

 

Etapa del Principiante: INICIACIÓN

 

La etapa empieza tan pronto como el aspirante recibe el MANTRA específico de una Gran Fuerza Cósmica y comienza su práctica espiritual aplicando los métodos indicados con el fin de fusionar con dicha Gran Fuerza Cósmica. Primeramente, la Gracia es enormemente amplificada por la Gran Fuerza Cósmica simplemente debido a la energía del principio de cualquier proceso nuevo, y debido a la energía específica de la iniciación espiritual concedida anteriormente. Durante la meditación, visiones de nuevas perspectivas espirituales o nuevas revelaciones pueden aparecer en la mente. Por varios períodos de tiempo la visión del Universo del aspirante se vuelve infinitamente más vasta y compleja, y muy distinta a sus antiguas percepciones. La mente del aspirante se vuelve fascinada por nuevas y profundas correlaciones que inmediatamente establecen conexiones entre elementos que previamente aparecían separados. Muchos de los obstáculos que se encuentran comúnmente en el camino espiritual, parecen ser superados. La vida del aspirante se enriquece con nuevos significados. Enseguida, las grandes interrogantes de la existencia aparecen en la mente del practicante. Puede inferir, de un modo específico y encantador ¿Cuáles son las respuestas a esas interrogantes?. El aspirante tendrá intuiciones espontáneas de una vasta presencia enigmática, con la cual él podrá algunas veces establecer breves intercambios. Esta presencia es benevolente y lo ayuda a integrar dimensiones espirituales que solamente ha interferido hasta el momento. Algunos aspectos de la vida, actitudes, estados, de los cuales no era conciente previamente, adquieren un sentido Universal por breves períodos de tiempo. La emoción subyacente detrás de estos períodos es de una aspiración espiritual efervescente, de un sentimiento de grandeza, de intensa, sobrecogedora felicidad. Aparece a menudo la sensación de que la mente es "desbordada" por lo que acontece, y en estas ocasiones aparecen nuevas maneras de percibir la realidad, maneras que han permanecido en estado latente en la persona hasta ese momento. La percepción del tiempo y del espacio se altera grandemente. Los mundos sutiles abren sus puertas y el aspirante logra tener acceso a zonas fascinantes e inconcebibles previamente. Se experimenta frecuentemente un estado de asombro. Esta constituye una etapa de acercamiento a la Deidad. La Gran Fuerza Cósmica es por lo tanto fascinante para el aspirante, lo que crea el impulso para la motivación y la fuerza para ir más allá. A pesar de ser la primera etapa, el esfuerzo hecho por el aspirante hasta aquí es muy pequeño en comparación con los regalos que recibe. Por lo tanto debe conservar su lucidez y prepararse para continuar. La cantidad del trabajo necesario en etapas posteriores puede reducirse a condición de que la práctica en esta etapa sea la más seria posiblemente. El esfuerzo adicionado  no es proporcional a los resultados, pues ellos van mucho más allá de las expectativas. Por lo tanto, en esta etapa no se debe solamente permanecer "fascinado" por los resultados de la práctica espiritual pero se debe enfocar en la transformación que comienza a manifestarse.

 

Etapa del Desierto - PRÁCTICA CONTINUA

 

Esta etapa es ya un paso avanzado, y a fin de alcanzarla, el aspirante debe haber practicado durante un período largo.

La etapa es para aquellos que realmente practican el MAHA VIDYA YOGA, y que no han perdido su camino después de pasar algunas semanas o meses después de la iniciación.

Muy a menudo, el yogui cesa de practicar la meditación con la Gran Fuerza Cósmica particular una vez que ha alcanzado esta etapa. Ellos comienzan otro camino, con el Gran Poder Cósmico siguiente, y por lo tanto disfrutan nuevamente las innombrables bendiciones de la primera etapa del Comienzo.

Esta es la etapa en que la Gracia del Gran Poder Cósmico aparentemente abandona al aspirante.

Todo parece volver a lo "normal", todo lo que había sido transformado vuelve a su estado anterior.

Los momentos de revelación se desvanecen y se vuelven cada vez más raros.

El aspirante regresa a su estado previo, el cual, desde las "alturas" que temporariamente había alcanzado, le parecerá más vulgar e inferior.

Esta es la razón por la cual los tratados comparan a menudo el camino espiritual con una espiral: cuanto más crecemos espiritualmente encontramos similares estados o etapas en la evolución, pero en una "octava" superior.

El alma del aspirante es puesta a prueba ahora, con estados tales como falta de fe, desencanto y descorazonamiento.

El aspirante puede ahora discernir los aspectos terribles de la Gran Fuerza Cósmica, y se cuestiona seriamente su determinación de seguir en adelante.

La práctica espiritual parece estancarse.

Puede aparecer mucha tensión en el alma del aspirante: esto se genera por la sensación de haber sido abandonado por la Gran Fuerza Cósmica que aparentemente ya no lo guía más, y la tensión puede volverse aún insoportable.

Puede tener la sensación de haber llegado al fin de su esfuerzo. Pero entonces, y sólo entonces, siempre aparece un pequeño impulso desde la Gran Fuerza Cósmica que parece decir: “Estoy aquí. Yo nunca te abandono, solamente que tú no puedes verme".

Aparecen coincidencias pendientes de la esfera de fuerza e influencia de la Gran Fuerza Cósmica, pero no parecen ayudar explícitamente al aspirante. Este es la etapa que sirve de "filtro" para los aspirantes. De acuerdo a cada individuo, la etapa puede ser más o menos obvia, pero ciertamente aparece. La única forma de superarla es continuar y nunca abandonar. A veces surge la explícita y hasta lógica idea de comenzar todo de nuevo en un momento más favorable. PERO HAY QUE PONER MUCHA ATENCIÓN: Este constituye en realidad el momento más favorable para continuar. Es la señal de que el éxito no está muy lejano, y abandonar en estas condiciones significaría desperdiciar todo el esfuerzo hecho hasta entonces. Es como cruzar un río nadando y después de haber atravesado tres cuartos del trayecto, de repente decidir que se está cansado, y por consiguiente ¡¡¡nadar de regreso hasta el punto de partida!!!

 

Etapa de Cristalización: EVOLUCIÓN CONCIENTE:

 

Esta es la etapa en la que por primera vez el aspirante tiene la oportunidad de tomar decisiones concientemente. En esta etapa, se va desde “Estoy haciendo estos TAPAS (prácticas espirituales) para adorar a la Gran Fuerza  Cósmica” al “Adoro a la Gran Fuerza Cósmica por realizar estos TAPAS”.

La estructura del aspirante cambia de forma cada vez más fácil de poner en evidencia en ambos niveles: psicomental y físico; la modificación depende enteramente de la esfera de fuerza de la Gran Fuerza Cósmica.

El aspirante puede tomar conciencia de las diferencias entre las dos primeras etapas y así vislumbrar el camino y el objetivo.

Con más y más frecuencia, el aspirante desea intensamente volver a recibir la Gracia de la Gran Fuerza Cósmica.

Ocasionalmente este estado de deseo se amplifica enormemente y pueden aparecer profundas revelaciones en relación a la esfera de fuerza de dicha Gran Fuerza Cósmica.

Las lecciones de vida y las "coincidencias" se vuelven cada vez más obvias, y tienden a ampliar la decisión del aspirante, de fundirse con la Gran Fuerza Cósmica.

El aspirante se vuelve conciente en forma definida y por largos períodos de tiempo, del hecho de preferir unirse por amor con la Gran Fuerza Cósmica, en vez de disfrutar inconscientemente de sus regalos.

Los secretos de la teoría que describe a las Grandes Fuerzas Cósmicas comienzan a revelarse en uno mismo.

Todo adquiere un sentido más profundo que no se había interferido anteriormente.

La motivación intelectual previa, para aumentar sin cesar el trabajo, sueldo, bienes materiales, etc. es gradualmente reemplazada por la aspiración y adoración hacia la Gran Fuerza Cósmica. Se mantiene sin embargo la conciencia de la necesidad de cumplir honestamente con las responsabilidades básicas asumidas en la vida.

La mente adquiere una dimensión espiritual de percepción que está relacionada directamente con el corazón o alma.

En momentos de Gracia, aparece un diálogo espiritual con la Gran Fuerza Cósmica. Su presencia sobrecogedora es sentida palpablemente por el aspirante.

En el alma del aspirante aparecen frecuente y espontáneamente, maravillosos sentimientos de amor, humildad y fe, por extensos períodos de tiempo, en un trasfondo de profunda gratitud hacia Dios.

En esta etapa se puede hablar de evolución espiritual conciente, ya que es la primera oportunidad en la que el aspirante puede cuestionarse  acerca de sus objetivos. Una vez en este punto, el aspirante ha superado el "desierto", y no puede ser engañado más por la tentación de la facilidad aparente que algunas veces presenta la práctica espiritual. En esta etapa es muy importante no disminuir el impulso. Asimismo, no debe dejarse llevar por los asombrosos fenómenos que uno comienza a descubrir. Siendo una etapa de cristalización, es importante aplicar firmemente lo que se ha aprendido hasta entonces, aunque a veces parezca no ser más necesario.

La resolución de las decisiones de este momento traerá más adelante mucha dicha y realización.

 

Etapa de Gran Revelación - PLENITUD

En esta etapa las puertas de los Grandes Misterios se abren delante de los ojos atónitos del aspirante. El esplendor encontrado hasta entonces solo en su alma, ahora se encuentra también en el mundo exterior en un juego fascinante que a menudo lleva al éxtasis espiritual (SAMADHI). En esta etapa, el esfuerzo es recompensado (pero aún no coronado). Todo lo que hasta entonces parecía separado, se integra en un vasto TODO.

La simplicidad y la felicidad son las palabras “llave” que describen el estado de ánimo en esta etapa, y la razón se vuelve un instrumento solamente capaz de ayudar al corazón en su "trabajo".

Los componentes teóricos y la experiencia práctica adquiridos hasta entonces, se integran en una "imagen completa", que es mayor y más compleja que la simple adición de sus componentes.

La vida del aspirante adquiere un sentido profundo y coherente: todo pertenece a la esfera de influencia de la Gran Fuerza Cósmica. Se establece una comunicación con la Gran Fuerza Cósmica que ahora manifiesta Su Sublime Gracia y la derrama sobre el aspirante en incontables maneras.

La sabiduría inefable llena de éxtasis el corazón del aspirante. Lo que ocurre en su corazón está en perfecta coherencia con lo que ocurre en el mundo exterior: todo está bendecido por la Gracia de la Gran Fuerza Cósmica que se manifiesta permanentemente.

Manifestaciones excepcionales, fenómenos "paranormales" pasan ahora para confirmar los eventos inusuales que ocurren en el corazón del aspirante.

El diálogo con la Gran Fuerza Cósmica se vuelve claro y todo acontece en el trasfondo de CERTIDUMBRE ESPIRITUAL.

Los aspectos paradójicos de los extremos, se encuentran en forma simultánea en la conciencia del aspirante, que así se expande en la Vastedad.

El alma del aspirante es frecuentemente desbordada por estados de felicidad paradisíaca que provienen de la Gracia de la Gran Fuerza Cósmica.

La comprensión del sentido de la vida individual se transforma por variados períodos de tiempo en Universal.

Por períodos más cortos surge un estado de trascendencia de todos los aspectos de lo manifestado, y de la auto-negación.

En estos momentos bendecidos, el aspirante se encuentra "cara a cara" con una realidad que está más allá de la felicidad, el tiempo o el espacio.

Un "algo" misterioso, sublime, llena el alma del aspirante con un indescriptible encanto, más allá de lo imaginable, algo Vivo y Verdadero, que acrecienta la aspiración hacia lo Absoluto.

En esta etapa se logra una unión muy profunda con la Gran Fuerza Cósmica. Todo lo que se pudo imaginar anteriormente acerca de esta etapa palidece frente a la realidad. De todos modos, es muy importante tener presente que más allá del divino intercambio con la Gran Fuerza Cósmica, se halla el Supremo Ser Interior (ATMAN), cuya danza ocasiona y refuerza todo.

En esta unión con la Gran Fuerza Cósmica, es esencial pedir que se nos revele el Supremo Ser Interior - esta debe ciertamente ser la coronación de los esfuerzos. Es necesario, por lo tanto, ser firme y mantener la atención enfocada en el objetivo espiritual definitivo.

 

Etapa de Auto-Realización: IDENTIFICACIÓN

 

Esta es la etapa de coronación del esfuerzo espiritual. La etapa aparece prácticamente en forma natural si el aspirante se mantiene bastante tiempo en la etapa anterior de Gran Revelación - Plenitud.

Ahora deberá mantenerse en la práctica, de otro modo volverá a la segunda etapa, o aún peor.

Como resultado del lograr la perfecta identificación con la Gran Fuerza Cósmica, el aspirante concibe lo ABSOLUTO, mediante la revelación de su Ser Interior Supremo a través de la Gracia de la Gran Fuerza Cósmica.

Un estado de focalización en un "punto neutral" aparece que está aún más allá de las fascinantes transformaciones reveladas en el intercambio con la Gran Fuerza Cósmica.

Un silencio lleno de significado llena el alma del aspirante. Ahora puede contemplar desde algún lugar central, el fascinante juego de energías, que se desarrolla en la rueda de la vida.

Todo aparenta volver a la normalidad, fuera del alma del aspirante. Él permanece más allá, en el Silencioso, Sublime e Inmóvil Reino en el centro del Universo que da origen a todo.

Todo es un juego que se desarrolla a partir del corazón del practicante, lo que provee el acceso al éxtasis.

Aparece y se desarrolla una capacidad excepcional para "conocer sin conocer".

La estructura psíquica y mental del iniciado está abierta en sus "partes" componentes, ya que su integración ya no está basada en el apego.

Una felicidad inefable, silenciosa está presente en todo lo que experimenta.

Un sentimiento de sacralidad eleva permanentemente su vida, manifestándose hasta en sus aspectos aparentemente más básicos. La relación con Dios se vuelve directa e inmediata. La persona se ve permanentemente animada por una inspiración sublime que se manifiesta delicadamente en un trasfondo de Certidumbre Espiritual. La fuerza personal y la capacidad de trabajar incrementan grandemente, aparentemente sin ninguna causa directa.

La armonía y el amor están presentes en todas sus acciones.

Muy a menudo estos fenómenos muestran el "toque" específico de la Gran Fuerza Cósmica. El camino a través del que se produce esta revelación es específico para la Gran Fuerza Cósmica.

Puede haber conexiones vislumbradas con las demás Grandes Fuerzas Cósmicas, que se integran ahora en la visión global del Universo.