Header

Audios

Videos

Libro Sincronicidad

 

Sincronicidad y causalidad

Aunque considerada, de modo superficial, una antítesis de la causalidad,
la sincronicidad representa una manera singular en la que los fenómenos se
ensamblan y a través de la cual se llega a coincidencias y a correspondencias
significativas. La Ley de sincronicidad no contradice, en modo alguno, la
Ley de causa y efecto. Haciendo un paralelo entre ambas leyes constataremos
que no son contradictorias, sino que pueden ser consideradas perfectamente
complementarias. La Ley del karma es la ley de las causas o de las
conexiones inherentes de la manifestación; mientras la Ley de sincronicidad
puede ser vista como la ley de las causas divinas y de los milagros(..).
 
La teoría de la sincronicidad sugiere un mundo misterioso, a-causal (nocausal),
situado en otro orden de la realidad, más allá de las condiciones
materiales; más allá de las categorías de espacio y de tiempo. A este nivel, se
encuentran los engramas de los arquetipos que son reflejados en el inconsciente
colectivo (...).
 
En su obra autobiográfica, Jung escribía: “Mi preocupación constante
(nota: se refiere a la psicología de los procesos inconscientes) me obligó
a buscar al lado de la causalidad otro principio explicativo. La causalidad
me parecía incapaz de responder a algunos fenómenos sorprendentes de la
psicología del inconsciente. Encontraba fenómenos psicológicos paralelos
que no podían ser conectados causalmente unos con otros, pero sí podrían
serlo, de un modo diferente, por otro tipo de desarrollo de los sucesos. Esta
conexión de los eventos me parecía esencial.
Pareciera que el tiempo, lejos de ser una abstracción, es una continuidad
energética concreta. Él incluye algunas cualidades o condiciones fundamentales
que se manifiestan simultáneamente en lugares diferentes, con un
grado de paralelismo que el principio de la causalidad no puede explicar”.
 
La sincronicidad no tiene nada más misterioso que, por ejemplo, la discontinuidad
desplegada en la física cuántica.
Lo inexplicable no proviene del hecho de que se ignora la causa, sino de que nuestro intelecto no está habituado a pensar de esta manera.
 
 
Una serie de casos extraordinarios, históricos y anecdóticos de Coincidencias
 
Tres hombres fueron condenados a muerte  por asesinar a sir Edmond
Berry Godfrey en su residencia Greenberry Hill, cerca de la capital. Parecía
burlesco que los nombres de los tres asesinos eran ¡Green, Berry, Hill!
 
 
Dos gemelos monocigotas (monoovularios), Jim Lewis y Jim Spencer,
nacidos en Ohio (USA) fueron adoptados al poco tiempo de nacer por dos
familias diferentes, que no se conocían entre sí y que vivían a gran distancia,
en distintas ciudades. En 1979 (tras 39 años de separación), se encontraron
y constataron con asombro que ambos se llamaban James y les decían Jim;
que los dos habían estudiado abogacía; que les gustaba el diseño técnico y
trabajar la madera. Ambos estaban casados y tenían un hijo con idéntico
nombre: James Alan. Sus primeras esposas se llamaban Linda. Los dos se
habían divorciado y vuelto a casar, y sus nuevas esposas se llamaban Betty.
Tenían un perro llamado Toy. Acostumbraban ir de vacaciones a la playa
San Petersburgo en Florida y, aunque eran muy parecidos, jamás se habían
encontrado.
 
 
En un precioso día de primavera del año 1958, los recién casados, el Sr.
y la Sra. Sullivan (se habían casado el día anterior en New York), llegaron a
Miami para pasar su luna de miel. Al mismo tiempo, arribaba al hotel una
joven pareja también de recién casados, proveniente de Nueva York y que
venían directo desde el aeropuerto. Se registraron también bajo el nombre de
Sullivan. Fue necesaria, entonces, una segunda identificación. Así fue como
el asombro fue mayor al corroborar que ¡ambos se llamaban Donald P. Sullivan,
tenían 23 años, habían ido a la misma universidad y habían vivido en
su infancia en el mismo barrio, pero hasta el momento no se conocían! Todo
terminó en un festejo con una botella de champagne en el bar del hotel.
 
Para adquirir el libro puede comunicarse escribiendo a:   Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
 

 


 

Sedes Asociadas y Horarios

  • Consultar Sedes
 
 
 
Tel:
48321777 / 15 53284787
 
Mail:
institutoatman@yahoo.com.ar