Header

Audios

Videos

Karma Yoga

El arte de ponerse en unísono con el Supremo o el Universo por medio de la actividad cuyos resultados, frutos o consecuencias (de cada acción) son consagrados y ofrecidos a Dios.

Karma Yoga representa una de las cuatro formas principales de Yoga. El Karma Yoga representa un punto de partida y es una parte esencial de las enseñanzas del Bhagavad Gita, y esto es base suficiente para su autenticidad. 

 
Como todas las otras formas de Yoga, el principal y último propósito del Karma Yoga es facilitar y acelerar la evolución espiritual del practicante persistente.
La mayor diferencia con otras formas de Yoga es que el Karma Yoga puede ser practicado correctamente desde el propio comienzo, y puede ser aplicado todo el tiempo, a lo largo de todo el día, ya que es aplicable a todas las actividades humanas.
Comparado con el Karma Yoga, la práctica diaria continua del Bhakti Yoga, por ejemplo, puede lograrse a un nivel muy elevado de desarrollo, y la práctica de JnanaYoga (con su forma principal Hatha Yoga), está restringida a períodos específicos del día, por un intervalo de tiempo también específico. Estas razones llevan a la conclusión de que el Karma Yoga es una forma de Yoga instantáneo para la vida diaria.   
 
De las distintas definiciones tradicionales del Karma Yoga, la más corriente y precisa,
aunque no del todo completa, es la siguiente: “El karma Yoga es el Yoga de la profunda
y completa fusión con la Divinidad, a través de cualquier acción no egoísta”. El Karma Yoga parte del hecho de que en cualquier momento de nuestra vida diaria, aún cuando nos sintamos forzados a actuar de una manera u otra, permanecemos capaces de elegir, y llevamos la total responsabilidad de nuestros actos. La práctica de cualquier disciplina espiritual - Yoga, o cualquier otro camino espiritual - implica la existencia de la “libre voluntad”, tanto en el dirigir nuestra propia vida así como en la elección de los métodos para hacerlo. La principal cuestión para la que el Karma Yoga nos ayuda a encontrar una respuesta es: ¿Cómo y porqué debemos elegir entre dos o más cursos de acción en un momento dado? A través de la práctica persistente podemos encontrar que el Karma Yoga nos da más libertad, por increíble que esto
pueda parecer a las personas. 
Muchos sabios contemporáneos, como Sri Ramakrishna o Sri Aurobindo, han mostrado que el Karma Yoga se adapta muy bien a los tiempos modernos y es adecuado para todos los seres humanos, aún más que el Bakhti Yoga, el cual se adecua solamente a aquellos con intensa inclinación religiosa (muy raros hoy en día).
El Karma Yoga se adapta a todos aún mejor que el Raja Yoga, el que implica un esfuerzo intelectual más allá de las posibilidades de los individuos comunes.
Comparado con el Jnana Yoga, en el que se requiere un fuerte poder de concentración e internalización (actualmente una cualidad muy escasa), el Karma Yoga es más fácil de practicar, ya que no requiere de estas aptitudes. Más aún, el Karma Yoga se adecua perfectamente a los occidentales, quienes están siempre dispuestos a la acción y son más o menos escépticos acerca del valor de las prácticas espirituales, y que están alejando a las personas de la vida práctica en una sociedad orientada materialmente.                                                                     
 
Debemos enfatizar que la práctica del Karma Yoga no excluye la práctica simultánea
de una o más de las otras formas de yoga, sino que amplifica su eficiencia. Esta conexión con otras formas de Yoga no es esencial, ya que aún cuando se le practique solo, el Karma Yoga es suficiente por sí mismo para obtener el más alto grado de logro espiritual. El Karma Yoga tiene también una gran ventaja que no se encuentra en las otras formas de Yoga. Mientras el Bhakti Yoga, Raja Yoga, Tantra Yoga, HathavYoga y aún el Jnana Yoga, cuando son practicados en forma incorrecta, sin la supervisión cuidadosa de un guru competente, pueden traer serios daños físicos o mentales, el karma Yoga no presenta peligro para sus practicantes, aún si sus conocimientos se basan solamente en enseñanzas escritas.
Acerca de este aspecto, a continuación citaremos a varios maestros contemporáneos:
Swami Vivekananda: “En el camino del Bhakti Yoga existe el gran peligro de que el
alma receptiva pueda comenzar a confundir emociones pasajeras con revelaciones espirituales y pueda interpretar aspiraciones ordinarias como verdaderas aspiraciones espirituales” (Yoga práctico). “Con pocas excepciones es posible aprender Raja Yoga sin peligro, si no es con la guía directa de un auténtico gurú espiritual” (Prólogo a Raja Yoga).
 
El sistema del Karma Yoga es prácticamente libre de conceptos metafísicos o religiosos, y, aún en los estados avanzados de práctica, el Karma Yoga no requiere la ayuda de ninguna disciplina física o dieta. De todos modos es razonable que el yogui Karma debiera esforzarse por mantenerse saludable.
 
EL PRINCIPAL OBJETIVO EN KARMA YOGA
 
Swami Vivekananda describe como sigue el ideal del Karma Yoga:
 “El ser humano ideal es aquél que en medio del mas profundo silencio y la mayor soledad encuentra la mayor actividad, y el que en medio de la mayor actividad encuentra el silencio y la soledad del desierto”. 
“El yogui Karma no necesita creer en ninguna doctrina. Puede aún no creer en Dios, puede no preguntarse qué es el alma y puede no sentirse atraído por ninguna especulación metafísica en absoluto” (Yoga práctico).
De todos modos, debido a que todos los maestros espirituales de Oriente cuyas enseñanzas hemos heredado son todos profundamente religiosos, no es sorprendente que interpreten el Karma Yoga desde esta perspectiva.
 Sri Ramakrishna dice: “Karma Yoga es la comunión espontánea con Dios a través de la acción”. Desde la perspectiva del sistema de Bhakti Yoga, esta interpretación puede ser vista como la revelación de la Divinidad a través del amor, y desde la perspectiva del sistema del Jnana Yoga como la búsqueda de la revelación del Divino Absoluto.
Ramakrishna afirma también: “El supremo objetivo en el Karma Yoga es el mismo
que en todas las formas de Yoga: la realización del Supremo Eterno o la Divinidad
Impersonal”
La eficiencia del sistema del Karma Yoga es relativa al modo en que nos
representemos nuestro objetivo espiritual, esto puede ser obtenido a traves de una
de las formas de Yoga. La Iluminación (Moksha), se define en el Hinduísmo como la
comunión con la Divinidad en todas las formas, la obtención del plano divino de
conciencia, la fijación de la conciencia en la Verdad Ultima, la obtención de una 
 
mayor libertad en la vida. El Moksha puede obtenerse a través de todas las formas de Yoga, pero se alcanza más fácil y rápidamente a través del Karma Yoga. Al respecto, citamos a bien conocidos sabios: 
Swami Sivananda:
”Muchas personas creen que el Karma Yoga es un tipo de Yoga inferior, pero esto es un gran error”- Swami Sivananda
 
Rabindranath Tagore: 
“Muchos de nosotros pensamos erróneamente que la acción es opuesta a la libertad. Nunca obtendremos un resultado significativo en alcanzar lo Infinito fuera del dominio de la acción.
Si declaramos que quisiéramos alcanzar Brahman (La Suprema Divinidad) durante la introspección solamente, y lo ignoramos durante nuestras acciones exteriores, consideramos que queremos beneficiarnos de Su presencia     solamente a través del amor que sentimos en nuestros corazones durante la oración, sin ninguna otra adoración a El a través de otras modalidades exteriores, o si consideramos que solamente lo contrario es verdadero, entonces estaremos obstruyendo nuestro trabajo en el largo camino hacia la Verdad, y nos encaminamos hacia un lamentable fracaso.”(Sadhana)
Sri Ramakrishna: ”Cuando se realiza con desapego la acción se vuelve un fácil
camino para lograr el verdadero objetivo en la vida, el que es la comunión con Dios”.
 
Sri Aurobindo: “La actividad desinteresada es a menudo el único instrumento
necesario para la inefable unión con el Maestro del Universo”. 
“Para realizar todas las actividades en una íntima fusión y en profunda comunión con la Divinidad que se encuentra en nosotros, en profunda armonía con el Universo a nuestro alrededor, y con lo trascendente más allá de nosotros, no permitamos ser limitados por nuestra
limitada, a menudo separadora y rígida mente humana, ni ser esclavos de sus ignorantes
y aberrantes imperativos y de sus estrechas sugestiones, esto es Karma Yoga.” 
                                                                                 (Yoga Práctico Integral).
 


 

Sedes Asociadas y Horarios

  • Consultar Sedes
 
 
 
Tel:
48321777 / 15 53284787
 
Mail:
institutoatman@yahoo.com.ar